Diario Sur
Málaga 30, de julio de 1993

Los sorprendentes papirosaicos de Keka Raffo, en Cortijo Bacardí

J.Sesmero Carrasco

    Cambiar la paleta de colores por recortes de revistas, agrupados en tonalidades y sustituir los pinceles por tijeras y pegamento; armarse de paciencia y concentración; dedicar muchas horas de trabajo; plasmar en el lienzo una obra carente de pintura, colocando en su lugar multitud de fragmentos de papel perfectamente engarzados -cual puzzle sin ningún hueco ni silueta en blanco- de modo que dé al espectador la sensación de contemplar, por ejemplo, un cuadro al óleo. Así trabaja Keka Raffo Caviglia. Se trata de un estilo pictórico sugerente, original, propio, sobre la basé del collage, aunque la artista -más allá de la finalidad meramente vanguardista o abstracta que persigue éste- lo dota de un realismo y un volumen tal qué prefiere bautizar sus creaciones como "papirosaicos"

    Al margen de que el término sea lingüísticamente correcto o no, desde el punto de vista artístico constituye toda una innovación. Es, como define Keka, "la pintura sin pintura". El único trazo que aparece en mis obras pintado con pincel es el de la firma, que, además, me sale muy fea, comenta en tono divertido.

    Aparcada la técnica de los acrílicos, esta chilena de alma italiana y sentir andaluz probó con sumo acierto, en 1987, una nueva forma de hacer arte. Y lo que exhibe en Bacardí es el resultado de seis años de experimentación y perfeccionamiento en estas lides "papirosaicos" a base de presentar sus lienzos a certámenes, en todos y cada uno de los cuales ha obtenido merecida recompensa.

Temática de las obras

    Paisajes costumbristas y cotidianos, jarrones de flores, personajes de época incluyendo una réplica suigéneris de "Las Meninas" de cuidadoso tratamiento en los colores, y hasta un atardecer violáceo en una solitaria cala rocosa, sublime descomposición, sorprenden, impactan e implican -cuando menos- al espectador, profano o entendido.

    Poco le importa a la Raffo que los colores que utilice para sus creaciones, provenientes de miles de recortes de revistas del corazón y de suplementos dominicales de periódicos, incluyan figuras humanas, objetos, letras, o sean lisos.

    De hecho, el fondo de una de sus obras, llamada "Revolución industrial" -primer accésit del XI certamen de la Academia de Bellas Artes Santa Cecilia-, consiste en porciones de papel que componían anteriormente anuncios de coches, y ahora diseminadas en vertical. Asimismo, podemos descubrir a Carl Lewis o a Ben Jonhson, camufiados en un fondo marrón, o la silueta de una botella de whisky sobre una trama verde.

    Estos detalles sólo son apreciables observando el cuadro detenidamente y muy de cerca. Se diría, por tanto, que la pintura. de Keka Raffo Caviglia tiene más de una lectura: la inmediata y la subliminal.

    Sin renunciar a esta técnica, la autora, mujer de rebosante simpatía y elegancia,. tiene previsto exponer estos y futuros cuadros en Londres la próxima primavera. Sus "papirosaicos" van camino de configurar un nuevo estilo pictórico del que, muy probablemente, aflorarán, si no discípulos, al menos imitadores.

 

 
     
Página desarrollada por www.galeriadelarte.net