Diario de Cádiz
Viernes, 4 de marzo de 1994

Keka Raffo, o la originalidad plasmada en un papirosaico

La artista expondrá a partir de mañana en el Monasterio

    Keka Raffo, chilena de nacimiento y portuense de adopción, expondrá una muestra de su sorprendente arte a partir de mañana en el Monasterio de San Miguel, junto a la pintora canadiense Francine Savoie. Toda una oportunidad para descubrir en el arte un aspecto diferente.

Teresa Almendros El Puerto

    Keka Raffo comenzó a pintar en 1986, pero no fue hasta un año más tarde cuando se adentró en la realización de una técnica totalmente nueva, que ella bautizó con el nombre de papirosaico. Su estudio no huele a óleo, ni a trementina. Su materia prima la constituyen montañas de suplementos de dominicales de los periódicos, revistas del corazón y todo el papel couché que llega a sus manos. Keka selecciona, ordena los anuncios, fotos de famosos y demás material por tonalidades, y finalmente, con infinita paciencia va recortando, distribuyendo y pegando las tiras seleccionadas para realizar sus cuadros.

    Si tuviese que aplicar una sola palabra para definir mi pintura, ésta sería colorido, dice Keka, y añade, refiriéndose a su técnica, que es algo tan nuevo que aún estoy aprendiendo continuamente. Yo empecé a realizar mis cuadros como algo intimo, como una necesidad, y todavía me sorprendo cuando la gente me comenta lo que le sugieren mis cuadros, lo que ven en ellos. Cosas que para mí son totalmente normales.

    Esta artista autodidacta. realizó su primera exposición hace ocho años, pero desde que mostró por primera vez en público sus mosaicos de papel, hace tres años, no ha parado ella misma de sorprenderse de la cálida acogida que reciben sus obras por parte del público. En 1992, su cuadro Revolución Industrial fue primer premio accésit en el IX Certamen de Bellas Artes de. la Academia Santa Cecilia.

    Cada vez que hago una exposición me da una pena terrible tener que desprenderme de los cuadros que vendo, pero reconozco que es un medio para darlos a conocer, afirma esta atípica artista. El próximo proyecto de Keka tras esta muestra conjunta en el Monasterio, es una exposición en Londres prevista para el mes de abril, que surgió después de que alguien viera su obra en una exposición en Málaga, el pasado verano, y le propusiera el proyecto.

Mis cuadros no pretenden embellecer sino alegrar

    Con esta afirmación expresa Keka su manera de entender su arte. Para ella, su obra tiene que verse bajo una perspectiva divertida. En principio, sus cuadros parecen serios, pero al acercarse a ellos, se pueden descubrir, entre el paisaje de su cuadro Ocio y trabajo, por ejemplo, a un par de mujeres desnudas ante una campesina en primer plano. O en Concierto para laud y bongo, cuadro ante el que el espectador no puede contener una sonrisa, al identificar, entre los ropajes de una mujer en primer plano, las caras de Ben Johnson y Carl Lewis. "Quiero que haya un choque en el público cuando vean mis cuadros. Que en el fondo, tengan que reírse.

    Los colores que utiliza Keka. Raffo en sus composiciones son los propios del Quattroccento italiano, del que la autora reconoce ser una ferviente admiradora, así como de los holandeses y los impresionistas.

    Con respecto a la situación de los artistas en El Puerto, Keka Raffo indicó que es una pena que no haya un lugar adecuado para la gente que empieza, porque en Bellas Artes no hay espacio suficiente. Y la verdad es que existe una gran afición.

    Si a Keka le interesa una tonalidad determinada, en la que aparece escrito el nombre de cualquier producto, no duda un momento en aplicarla a su obra, porque están ahí, y no molestan.

    Los numerosos compromisos contraídos por esta autora hacen que esté todo el día dedicada a su trabajo -siempre con luz del día-, y suele tardar 20 días en terminar un cuadro.

    No sé si tengo imitadores, pero la verdad es que lo dudo, porque es una tarea tan difícil, que se necesita tener mucha paciencia para llevarla a cabo, matiza esta increíble creadora portuense, que llegó al arte por casualidad.

Dos estilos diferentes

  Keka Raffo compartirá el espacio del Coro del Auditorio del Monasterio de San Miguel con la pintora Francine Savoie. Francine ha realizado numerosos proyectos dentro del mundo del arte, y en esta ocasión expondrá una muestra de su obra al óleo, cuyas protagonistas son casi siempre mujeres en movimiento. Esta autora de origen canadiense, pero que ha trabajado muchos años en Suecia, se inspira en la vida cotidiana para plasmar lo que ve en sus obras, y afirma que en el momento más insospechado puede advertir algo que le llame la atención, y siente la necesidad de pintarlo. Se trata de unos cuadros muy coloristas, muy vivos, en muchos de los cuales se representan aspectos tan gaditanos como "El levante". En definitiva, una exposición que merece la pena, en la que los diferentes estilos de estas dos artistas ofrecerán un contraste que promete ser muy interesante.

 

 
     
Página desarrollada por www.galeriadelarte.net