Revista Caras (Chile)

CHILENA EN ESPAÑA PINTA CON PAPEL

    Su técnica es insólita. Keka Raffo pega papeles. Papirosaicos, los llama. Esta chilena autodidacta acaba de hacer su primera exposición individual en el Puerto Santa María, en Cádiz. Fue un éxito, vendió todos sus cuadros.

    "¿Pero cómo puede el papel, hecho trizas, componer la serenidad de la belleza? , comentó frente a las obras de la chilena Keka Raffo el destacado escritor español Joaquín Bardavio.

    Además de la calidad de su obra, Keka Raffo es chilena. Estudió en las Monjas Francesas y, después, diseño industrial en la Universidad Católica. Siempre le gustó el arte y la pintura, pero recuerda "que el primer collage que hice fue para decorar un baúl para una tienda de ropa de niños que tenía en Santiago".

    En 1972 vendió todo y partió a Madrid junto a su marido, Jaime Valdivieso, y a sus dos hijos hombres. El tercero nació allá.

    Y como nadie es profeta en su tierra, el. éxito y la dedicación intensa al arte vinieron en España. Actualmente vive en Cádiz, en un pueblo que se llama El Puerto de Santa María. Comenzó trabajando con acuarelas y acrílicos. "El collage apareció cuando comencé a probar distintos materiales. E inmediatamente llamó la atención por lo novedoso. Es una técnica inusual, desconocida en Europa".

    "Yo pinto con papel. Pego papel de revista. lo llamo "papirosaico". De lejos se ven como pinturas. Me encanta hacerlo y me salen solos. Hago nada más que el volumen; la idea, las siluetas de las figuras y los colores van saliendo a medida que voy poniendo los papeles. Nunca sé el resultado de antemano".

    En mayo de este año mostró su primera exposición individual en El Puerto de Santa María. Ya había hecho tres exposiciones colectivas. Fue todo un éxito. No solo vendió todos sus cuadros a excelentes precios. Tabién la llamaron de Málaga y de Madrid para exponer.

    "Era. una exposición. totalmente fuera de lo común, no eran óleos, no eran acrílicos, no eran acuarelas. Los temas tampoco son usuales. No sé por qué mis cuadros gustaron tanto, probablemente porque son muy decorativos", señala la artista.

    Lo que más ha llamado la atención de la obra de Keka Raffo en Europa es su técnica. Va uniendo los trozos de papel los pega con una cola plástica. Tiene que quedar muy liso, sin burbujas de aire. Finalmente, fija el cuadro con una capa de barniz acrílico como protección.

    "En el alma y en las manos de Keka Raffo el papel no es descanso de la letra, no es rutina del envoltorio. Es rumor o rugido, susurro o grito. Es color viviente, que vive y, porque vive, nos cuenta cómo son las cosas, los paisajes, las personas, las imaginaciones", siguió Bardavio.

 

 
     
Página desarrollada por www.galeriadelarte.net